Campo de batalla: mi cuerpo

Han sido cinco duros días de combate intenso desde el pasado domingo. Todo comenzó con unas pequeñas escaramuzas en la garganta que no alertaron a las fuerzas de defensa, y al día siguiente había estallado el conflicto: dos días de duras luchas a 40 grados que culminaron con una petición de ayuda urgente desde el centro de mando de los leucocitos a Osakidetza. Tras muchas deliberaciones de los expertos e inpectores, no se encontraron ni armas de destrucción masiva ni infecciones, por lo que sólo se recibió apoyo logístico-analgésico. Parecía que iba a ser suficiente, pero los atacantes siguieron sus encarnizados ataques a máxima temperatura dos días más. Finalmente, una visita a centro médico permitió que de una vez se recibieran los refuerzos antibióticos que realmente se necesitaban, y a partir de entonces bajó el nivel de las batallas, aunque siguió con un día más a tope. Actualmente, parece que las bacterias se baten en retirada, pero los estragos que han dejado han sido cuantiosos, y eso sin contar que me han jodido la vacaciones.

Aún se espera el informe de la comisión resultado de los análisis para conocer tanto el autor intelectual como material del ataque. Os mantendremos informados.

Anuncios

3 comentarios en “Campo de batalla: mi cuerpo

  1. jooooder murci… 40º??? Bueno, espero que ya estés mejor y que, como mínimo, puedas tener una buena entrada de año.

    Nada más, recupérate lo antes y de la mejor forma posible y que tengas un buen fin de año!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s