Batman Begins…again

Tras las dos últimas aparaciones del Dark Knight en el cine, unánimemente consideradas como auténticos bodrios, la Warner vuelve a apostar por uno de los superhéroes con más carisma del cómic americano. Unos primeros rumores apuntaban a la adaptación del “Año Uno” de Miller, una obra cumbre dentro de Batman y del mundo del cómic, y ciertamente, una apuesta arriesgada para un público que espera que una película de superhéroes sea simplemente eso. Posteriormente se fueron desvelando nuevos componentes de la película como Chris Nolan o Christian Bale que daban una gran confianza en el producto final, y como guionista a David Goyen, para mí conocido únicamente por Dark City, pero que es suficiente referencia como para confiar en él. Y tras dos años o más, aquí está, el nuevo Batman. Y la verdad es que a mí no me ha defraudado.
La película está rodada con cuidado, creando un ambientación de Gotham oscura pero no tan recargada como la de Burton, y sosteniéndola sobre unas premisas bastante creibles como la crisis económica o la mafia que controla todo en la sombra. La etapa de aprendizaje de Wayne está resuelta con gran brillantez, introduciendo a Ra´s Al Ghul con elegancia (en los cómics, al menos en los primeros, Ra´s aparecía con calzador). La transformación posterior en Batman y la utilización de los recursos de Wayne Industries dan un toque de semi-credibilidad a la historia introduciendonos a personajes carismáticos como Lucius (muy parecido al tipo de gadgets de Bond) o el mismísimo Crane a.k.a. Espantapájaros. Sigue gustándome mucho más el “Año Uno”, quizás por la definición de Gordon, pero me ha gustado verlo semi-activo en este filme, y muy bien caracterizado por Gary Oldman.
El Batmóvil merece un capítulo aparte: sencillamente increible. Me recordó al tanque que lleva en “El Regreso del Señor de La Noche”, y me parece más útil para luchar contra el crimen que un deportivo modificado. Lo del puesto de artillero no llego a entenderlo del todo pero es una peli de Batman. La persecución no estaba nada mal, aunque como todas las escenas de acción de la película, es un poco confusa, no se aprecia una coreografía de lucha definida, pero creo que forma parte del objetivo de Nolan, ya que nunca nos muestra las cosas claras.
Por último, queda para el recuerdo la imagen de terror de Batman visto en Lost Narrows por los afectados por el virus de Ra’s. Batman se nos muestra confundido, como un hombre, lleno de debilidades, pero con determinación. Tiene dudas y está cegado por la venganza, aunque tras un cachete parece cambiar de opinión (un punto flojo del guión), lo cual hubiese quedado mejor si en ocasiones se le fuera la mano. El papel de Caine como Alfred es muy bueno, como todo en Caine, y refleja la relación paternal entre ambos. Lo bueno de Batman es que es su constancia la que lo convierte en algo más que un hombre (o mujer), no la radiación resultado de una explosión nuclear. Ese es Batman, el terror.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s