Recuerda siempre tu verdadero nombre…

…le dice en varias ocasiones Haku a Chihiro en su fascinante, increible y ensoñador viaje. Que Miyazaki es un genio, un maestro indiscutible de la animación y la narrativa no admite discusión(y si alguien opina que no, que por favor se ponga en contacto conmigo para que le abra los ojos), pero lo que es increíble es que sea capaz de superarse a sí mismo en cada filme. La verdad es difícil saber si se supera o es que está en la cima, pero sus películas personales (desde Nausicaa) son un autentico placer para espíritus con gusto. Espero ansiosamente el estreno de Howl, aunque creo que deberé cruzar la frontera para poder disfrutarla.

Volviendo a Chihiro, he de reconocer que la primera vez que la ví en el velódromo de Anoeta dentro de las sesiones dirigidas a niños (??) del festival de cine de an Sebastián, salí realmente confundido de la sala. No era un época buena para mí ya que acaba de empezar una aventura empresarial dentro del “mundo real” y mi imaginación, otrora desbordante (al menos para mí), estaba embotellada tanto por la situación como por la gente que me rodeaba. La sociedad actual no admite o digiere bien a la gente que no sigue sus gustos generales. Tratan de imponer sus gustos globales, perfectamente enseñados a través de los medios de control comunicativo a todos, y cualquier persona que trate de extender sus gustos más allá de lo que le ofrece el mercado masivo es tachada de rara, extraña o “friki”. Me da exactamente como me llamen pero no que me miren como a un bicho raro por lo que terceras pesonas puedan haber dicho de mi previamente. Podríamos hablar de gustos minoritarios, pero no marginales. No creo que sea el único al que le gusten las películas de animación, libros que no son best sellers o música que no se oye en los cuarenta o en los bares de fin de semana. Pero es dificil en ocasiones hacer frente a la marea de la masa, y dejarse engullir por ella puede resultar lo más fácil. Lo dificil es recordar quién es cada uno, y no perder su referencia, sus gustos, su cultura, y enriquecerla con las aporataciones del resto de la gente que conocemos en nuestro viaje. Parte de eso me lo ha recordado Chihiro, su etapa como Sen para poder encajar dentro de los engranajes de la casa de baños de Yubaba, y su búsqueda para no perder sus orígenes (sus padres), dando como resultado una nueva Chihiro que ha madurado, pero sigue siendo ella.

Sen to Chihiro es una película que te envuelve desde el principio con su historia, sus imágenes, su simbolismo y, en especial, su música. Joe Hisaihi es otro genio, y junto a Miyazaki forman una pareja perfecta. Pero ya hablaré de Joe en otra ocasión. Recomiendo esta película a todos aquellos que puedan encontrarse perdidos en cierta ocasión en su vida, a todos los que aún no hayan dado el paso a su madurez, y a todos los amantes del cine en general.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s